Como purgar un radiador

Antes de volver a poner en marcha la calefacción debéis proceder al purgado de los radiadores. Esta operación simple elimina las bolsas de aire encerradas en el sistema de calefacción central y mejora el funcionamiento del mismo.

Purgar un radiador: cortar la alimentación de agua

La purga de un radiador es necesaria cuando nos percatamos de que éste no se calienta o lo hace solamente en su parte baja, o se escuchan ruidos de borboteos en su interior. Si un radiador no calentase al menos su parte baja el problema no se solucionará con un purgado, puede ocurrir entonces que la llave de paso del radiador esté cerrada, o que haya un problema de circulación del agua, en este caso habría que llamar a un especialista en calderas.

Las instalaciones más recientes, desde hace 30 años, están equipadas de un purgador de aire, a menudo automático, instalado directamente en la caldera. Numerosos radiadores disponen igualmente de purgadores automáticos que no necesitan intervención.

Se aconseja empezar por el principio del circuito, es decir por el radiador más cercano a la caldera, y terminar por el más alejado, especialmente en las casas de varios pisos.

No obstante, con el paso del tiempo, aprenderéis a conocer vuestra instalación, lo que facilitará la purga. En efecto, el aire se acumula casi siempre en los mismos lugares del circuito de calefacción.

Como purgar un radiador

La calefacción central debe estar detenida. Esto significa que la bomba de circulación de la caldera no esté funcionando. Lo más simple es de situar la caldera en posición de verano. Lo ideal es esperar a que los radiadores se enfríen. En caso contrario, hay que operar con cuidado para no quemarnos.

purgar radiador 316x300 Como purgar un radiador

El tornillo de purga está situado en la parte alta del radiador que es donde se acumula el aire. Según el modelo se trata de un tornillo de cabeza plana o de una especie de bulón de cabeza hexagonal.

Purgar el radiador: expulsar el aire

Situaremos un recipiente bajo el tornillo de purga. Si el radiador no está frío es mejor no usar un recipiente de vidrio ya que podría estallar en vuestras manos causando profundos cortes. Aflojar el tornillo un cuarto de vuelta y después seguir abriéndolo muy lentamente hasta escuchar un silbido que es el aire que se escapa. Después de unos instantes comenzará a salir agua, dejad que la purga continue durante un par de segundos más y luego cerrad el tornillo de purgado sin forzarlo. Si comprobais que sigue goteando y debéis forzar el tornillo para detenerlo, pensad en cambiar la válvula de purgado.

Purgar los radiadores: reestablecer la presión

Después de la purga de los radiadores la presión del agua del circuito de calefacción desciende. Es entonces necesario reestablecerla añadiendo más presión de agua al circuito. El grifo de llenado está situado cerca de la caldera. Debeis abrirlo con precaución y vigilando el manómetro del panel de la caldera, hay que cerrar el grifo cuando la presión llegue:

  • 1 a 1,5 bares para una casa de una planta o apartamento.
  • 1,8 a 2 bares para una casa de varios pisos.

Si tenéis que realizar esta operación varias veces durante el mismo invierno, sospechad que puede existir una fuga en alguna parte.

Purgador automático para radiadores

Es posible instalar en el circuito de calefacción purgadores automáticos, que evitarán el hacerlo a mano.

purgador aire radiador Como purgar un radiador

El purgador automático se compone de un flotador que cierra un pequeño orificio situado en su parte superior:

  • Cuando todo está bien, el agua presente en el radiador mantiene el flotador en posición alta, el orificio queda entonces tapado.
  • En presencia de aire, éste sube hacia el purgador, el volumen del agua baja, dejando abierto el orificio: el aire se escapa fuera del radiador.

purgador automatico radiador Como purgar un radiador

Se aconseja la instalación de un purgador automático cerca de la caldera y en el último de los radiadores del circuito.

Para verificar su buen funcionamiento:

  • Desenroscar el tapón del purgador automático.
  • Con la ayuda de un palillo, apoyamos en el pequeño orificio para mover la válvula.
  • Si el agua sale inmediatamente, dicho purgador está funcionando correctamente (cuidado si el radiador está caliente, ya que el agua saldrá muy caliente).